¿Para qué sirve tener un nombre?

nombres

Un nombre es una palabra que pronunciamos todos los días, algo que parece tan evidente que no nos paramos a reflexionar ni por un momento sobre su significado… ¿Pero de que otra manera podríamos referirnos a nosotros mismos, o bien a las personas que nos rodean, si no fuera con un nombre? ¿Cómo podíamos siquiera narrar historias si no tuviéramos la capacidad para designar, usando una palabra, a cualquier cosa que nos rodee, a todo lo que vemos, a todo lo que estamos experimentando?

nombres

Es por esta razón, por la que un nombre se utiliza para definir ciertas cosas, al mismo tiempo que a las personas. De esta forma, podemos encontrar nombres para todo lo que está vivo, así como para todo lo que no lo está.

¿Qué historia se esconde detrás de cada nombre?

Cada uno de los nombres tiene a sus espaldas una historia: el significado de los nombres propios se estudia en la cualquier web (lo que puede resultar una buena alternativa en el caso de que no sepamos cómo llamar a nuestro hijo, por ejemplo), mientras que la historia de los nombres de los objetos comunes puede ser un poco más complicada de encontrar, incluso hasta imposible.

Lo cierto es que cualquier nombre, como ser un simple y tradicional como el nombre de Raúl, así como uno más complejo como el significado de Sergio, tiene una larga historia a sus espaldas, un sentido, que tiene un origen digno de estudio. Sin embargo nombres como por ejemplo Marta, han ido tomando cada vez más y más auge entre las chicas.

Al principio de los tiempos, cada persona tenía un nombre pero no se heredaba, si no que desaparecía durante su muerte. Este sistema se consiguió extender hasta bien entrado el siglo V, cuando entra en juego el apellido al haber tantas personas con el mismo nombre y surgieron nuevos nombres para chicas.

Ahora ya sabes para que sirve un nombre exactamente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*